[email protected]Lunes - Viernes 9:00 -18:00
¿Quién quiere ser un Growth Hacker?

¿Quién quiere ser un Growth Hacker?

Para empezar, debemos definir qué es: El Growth Hacking es una disciplina que busca, con el mínimo gasto y esfuerzo posibles, incrementar de forma rápida y notoria el volumen de usuarios, o ingresos, o impactos, de nuestra empresa.

Lo más importante de todo y lo que tenemos que tener siempre en cuenta es que buscamos siempre el mínimo uso de recursos por lo que las técnicas empleadas tendrán siempre un alto impacto de creatividad.

Hay que tener en cuenta que existe una muy delgada línea entre la ética de las prácticas utilizadas, por eso tenemos que ser precavidos. ¿Preferís 100 usuarios conseguidos orgánicamente o 10.000 conseguidos tras spammear a 10.000.000? El coste de conseguir usuarios no puede ser cualquiera y tenemos que poner siempre al usuario en el centro y atender sus necesidades. ¡Ojo con esto! es clave no sobrepasar esta línea y tenemos que balancear entre lo que necesitamos y lo que debemos hacer para mantener a nuestro producto o servicio sano en términos de reputación.

¿Cómo es un Growth Hacker?

El growth hacker tiene varias características:

Es analítico

Analizar todo es clave para entender si las técnicas que probamos funcionan o no. Maneja herramientas de métricas y se apoya en ellas para monitorear los resultados de todas las actividades que la empresa lleva a cabo.

Es creativo

Si lo que buscamos es innovar, la clave no está en cuánto dinero estás dispuesto a gastar, sino en saber usarlo de la manera correcta. Y si te acompaña el don de la creatividad, a veces ni siquiera es cuestión de dinero. Acá es donde aparece todo el talento y la inventiva del Growth Hacker, una persona inquieta y que busca constantemente ofrecer un valor diferencial. Todas sus propuestas y acciones están marcadas por un chispazo creatividad.

Es multi-disciplinario

Saber de todo un poco y cuanto más mejor es clave para poder elaborar mejores técnicas de crecimiento.

Curioso

Una gran parte del desafío del growth hacker está en no estancarse en la monotonía. La “frescura” de innovar en cada una de las estrategias empleadas resultará esencial para que tu empresa no pierda nunca ese impulso. La clave para vencer a este “enemigo”: nada mejor que estudiar detenidamente los movimientos de tu competencia y estar atento a las últimas tendencias del Marketing, la comunicación y la tecnología.

Ágil

El growth hacker quiere probar las cosas rápido y ver si funcionan. Analizar lo justo es necesario, perder agilidad en lanzar al mercado por analizar demasiado es tosco e ineficiente.

¿Contás con alguna de estas características? ¡Podés ser un Growth hacker exitoso! 😀

WhatsApp chat